6:52 p. m.

Vincent Connare protagoniza el Tercer Congreso Internacional de Tipografía en Valencia


www.elmundo.es
sábado 21/06/2008 17:05 (CET)
RODRIGO TERRASA

VALENCIA.- No sólo del Congreso del PP vive Valencia. Este viernes arrancó en la ciudad otro congreso. Con menos compromisarios, menos vatios, sin periodistas ni políticos, sin Rajoy ni Acebes. Menos números, más letras.

Durante todo el fin de semana se celebra en la Escola d'Art i Superior de Disseny la tercera edición del Congreso Internacional de Tipografía, una cita que reune a los mejores diseñadores de la Comunidad Valenciana y a algunas de las principales figuras internacionales del sector. Citados todos para charlas de helvéticas, cursivas, remates, códigos, negritas... ¿Es posible debatir tres días seguidos de tipografías? Sí. Eso y más.

La historia comenzó el viernes con una charla de Carlos Grassa Toro, ilustre 'patafísico', habitual colaborador del diseñador Isidro Ferrer. "Mi voz será lo más parecido a la tipografía", dijo antes de jugar con bigotes de coña para recrear el diálogo entre Luciana y Sócrates, aprendiz de escritora y maestro. Entre ellos, libros, ediciones, tipografías.

Luego el profesor alemán Johannes Bergerhausen dedicó su conferencia a descubrir los 98.000 caracteres diferentes que esconde un teclado de ordenador. ¿Quién inventó el punto? ¿Cuándo comenzó a existir el signo 'infinito'? ¿Qué narices es un ogonek?...

El plato fuerte, sin embargo, llega este sábado. El Rajoy de este congreso, la estrella de la reunión y a la vez el que viene a recoger todos los bofetones se llama Vincent Connare. Él inventó la Comic Sans, la tipografía más odiada, vituperada y despreciada por los diseñadores de todo el mundo. También la más amada por los no profesionales, la de los trabajos del cole, la "letra de diseño" para los que no tienen la menor idea de diseño. La conferencia de Connare versa sobre el origen de su fuente bajo el título '¡Odio la Comic Sans!'.

Vincent Connare ha trabajado durante más de 15 años creando proyectos de fuentes en la industria de software. En 1993 se unió a Microsoft Corporation como Ingeniero Tipográfico y trabajó en proyectos de tipos por encargo para productos de la empresa. Allí creó, diseñó y produjo dos de las tipografías más populares de los años 90, la Comic Sans y Trebuchet. Probablemente no imaginaba que su invento daría tanto que hablar.

La Comic Sans fue pensada en 1994 para imitar las letras de los tebeos, dirigida sobre todo a un público infantil, pero tardó poco en convertirse en una de las fuentes más populares de Microsoft. Desde entonces, diseñadores y expertos en tipografías de todos los rincones del planeta iniciaron una batalla para acabar con ella. Que si está mediocremente diseñada, que si se usa sin discriminación, que si es sencillamente terrible...

El autor se justifica diciendo que la creó como solución a un paquete de software de cómics en los que el perro Rover hablaba usando bocadillos escritos en Times New Roman. De nada valen las excusas. En Google la entrada 'Comic Sans' aparece vinculada a piropos como "el tipo de letra más feo del mundo", "¡el horror!", "Comic Sans dominará el mundo" o una arenga: "Muerte a la Comic Sans".

En España existe la Organización contra el abuso de la Comis Sans, un "blog de concienciación de masas y denuncia pública de los actos de terrorismo tipográfico" que alerta del uso de las letras de Connare en todo el mundo. Portadas de discos, marcas, anuncios, carteles... A nivel internacional y peleando por 'Une monde sans Comic Sans' (Un mundo sin Comic Sans) se creó la web Ban Comic Sans (Prohibir Comic Sans) con un derroche de merchandising para la causa. Internet ha albergado incluso un 'Comic Sans Hall of Shame', el 'Salón de la Vergüenza' de la fuente en cuestión. Circulan incluso por la red campañas para vetar productos que usan la dichosa fuente en sus marcas.

Eso sí, el Congreso ha aprovechado la visita de la tipografía más mediática para vender todo tipo de souvenirs. Chapas a favor y en contra de la fuente, camisetas, pegatinas...

Más allá de la polémica, el certamen ofrece exposiciones de fuentes 'tuneadas', talleres, conferencias sobre tipografías árabes y ponencias. Así hasta el domingo. Como el Congreso del PP pero sin Fraga.

0 comentarios: