1:29 p. m.

Kinetic Sculptures de Theo Jansen





Theo Jansen es un artista holandés que hace poco se convirtió en la cara de BMW para un comercial emitido en Sudáfrica. ¿Qué mérito hizo para protagonizar un aviso de una de las más lujosas marcas de autos del mundo? Nada menos que crear "animales de playa" ("Strandbeest", según el nombre del proyecto), esculturas capaces de "cobrar vida" con el viento.

Jansen lo vive desde hace diez años como una pasión. Su método incluye arduos trabajos de ingeniería, con "esqueletos" hechos de tubos de plástico amarillo (conocidos como PVC) y articulaciones que permiten que los animales se muevan, ya sea con patas que los hacen andar o con alas que se sacuden como si se tratara de un ave en pleno vuelo. Por ese motivo, muchos llaman a este artista "el escultor cinético".

"Yo siempre soñé con convertirme en un artista famoso", declaró Jansen a Clarín.com cuando se lo consultó por sus comienzos y si imaginaba el impacto que sus obras tendrían. "Lo que no imaginé fue lo mecánicamente bien que funcionarían los animales de playa", agregó.

Sus primeros trabajos fueron desarrollos de programas que estudiaban la evolución de los llamados "gusanos" que se alojan en las pantallas de las computadoras. Con la creación de uno de esos programas, llamado precisamente "Wurm" (en holandés, "gusano"), Jansen sintió por primera vez que estaba creando "algo nuevo, algo que nadie hizo antes". De hecho, tuvo períodos en los que se sintió un adicto al mundo virtual. Pero esa es una etapa superada. Ahora, cuando hay buen tiempo, piensa en las horas que perdió sentado frente a una PC.

La serie de "animales de playa" incluye varias especies, que él llamó con "nombres científicos" y cuyo andar se puede apreciar a través de You Tube: el Rhinoceros Transport, el Geneticus Ondula, el Currens Ventosa, entre otros videos en los que también se aprecia el trabajo de su creador.

La iniciativa ha originado que un documentalista alemán, Alexander Schlichter, trabaje actualmente en una película que busca retratar esta "nueva forma de vida", como él la llama. Entre junio y julio, Schlichter estuvo rodando en Inglaterra, y narró los pormenores de esos días en un diario de filmación en blog. "Alexander y yo nos conocemos desde hace años", explicó Jansen por correo electrónico. "Estoy muy contento con su documental", agregó.

¿Cómo fue la evolución de los animales de playa? "De alguna manera, se repitió la historia de la naturaleza", explicó su creador. Y agregó: "Yo no busqué músculos, pero éstos surgieron porque son muy útiles cuando se trata de sobrevivir en la playa. En principio, un músculo es algo que se contrae y se dilata según la necesidad del movimiento". Jansen describió los "músculos" en los animales de playa como "bombas que se llenan con aire comprimido, impulsado por medio de alas a través de botellas de limonada".

"Las alas, a su vez, son movidas por el viento", continuó el artista. "Las que controlan la necesidad de que los músculos se muevan son las 'células nerviosas', unos interruptores también hechos con tubos de PVC". Y concluyó que "esas 'células nerviosas' son las que permiten desarrollar un 'cerebro'". En efecto, proveer de un "cerebro" a sus criaturas es el próximo paso que el holandés se propuso.