5:25 p. m.

Al pie de la letra


eltiempo.com / carrusel
Mayo 8 de 2008

Colombia tiene tanto talento que hasta da letras y no nos referimos a García Márquez ni a nuestros destacados escritores, sino a un hombre que se inventó una tipografía 100% colombiana.

Carrusel habló con el diseñador César Puertas, quien próximamente estará lanzando al mundo un tipo de letra con sabor criollo: la 'obliqua'.

En Colombia no se han creado muchas tipografías propias, "porque nuestra cultura no ha permitido que se desarrolle este mercado, preferimos piratearlas, cosa que impide el avance progresivo de las artes gráficas, entre ellas, la tipografía", como afirma César Puertas, diseñador gráfico y creador de varias fuentes.

Sin embargo hay un caso destacable que saca la cara por el continente, se trata del maestro argentino en diseño gráfico Rubén Fontana; quien inspiró a César por su trabajo tipográfico mientras asistía a un seminario de artes gráficas llevado a cabo en 2004.

Cuando César asistió a la conferencia de Fontana, ya estaba avanzado en su carrera como diseñador gráfico, pero aún no sabía cuál era el camino que iba a tomar profesionalmente.

En la universidad siempre le gustó bosquejar letras con diseños innovadores, en el colegio cada vez que había una exposición, él prefería colaborar haciendo las carteleras, pues así tenía la posibilidad de escribir utilizando sus diseños personales, pero fue hasta que vio el trabajo de Fontana que se decidió por la tipografía.

En 2004, cinco años después de finalizar su carrera, César estaba decidido a crear una tipografía, sentía que para lograrlo debía especializarse y fue cuando aplicó para ganarse la beca Monotype, que exigía como requisitos una carta explicando los motivos por los que se solicitaba la beca, el porqué se consideraba merecedor de la misma y una hoja de vida que lo acreditara como diseñador gráfico.

Un tiempo después de enviar los documentos, le respondieron que había sido elegido ganador, pero tuvo un problema, por ser aspirante internacional no tenía derecho a la totalidad de la beca, sino a un cuarto de ella, que no le alcanzaba para estudiar en la universidad de Reading, donde él quería.

César no se rindió y decidió seguir trabajando en su sueño, estuvo vinculado un tiempo con la Procuraduría General de la Nación como asesor de diseño gráfico, en el 2007.
Nunca abandonó la idea de crear una fuente, razón por la que en las noches trabajaba en la elaboración de Obliqua, primera tipografía con proyección internacional desarrollada por César.

Se obsesionó con su nueva creación y tomó la decisión de enviar su proyecto a la misma fundición donde había aplicado para la beca, esta vez los resultados fueron favorables, Obliqua había clasificado y fue aceptada para formar parte del grupo de tipografías de una de las empresas más grandes del mundo.

Para que un tipo de letra sea aceptado por una fundición tipográfica, debe cumplir con ciertos requerimientos, pues le hacen un análisis y es sometida a una prueba de legibilidad, por eso Monotype le exigió a César que enviara una muestra de su tipografía escribiendo con ella la palabra hamburgefontsiv, que es utilizada en este tipo de pruebas para detectar la calidad estética de la letra.

Posteriormente le enviaron un acuerdo de licencia, que definía los compromisos que debía adquirir con la empresa y que lo comprometía a entregar finalizada la familia tipográfica, que consta de 8 variaciones, antes de julio, mes en que empezaría a ser promocionada entre clientes y consumidores de fuentes alrededor del mundo.

Con Obliqua, César espera abrir un mercado para los tipógrafos colombianos que desean sumergirse en el apasionante proceso de diseñar un nuevo tipo de letra.

Considera "que no es una fuente del sistema, como las que vemos todo el tiempo en Word" y espera que los amantes de las artes gráficas y las empresas interesadas en su trabajo empiecen a valorar la tipografía colombiana y a considerarla de competencia a nivel mundial.

César Puertas está trabajando en otras tipografías, Urbana, que está inspirada en el diseño de las letras de los buses bogotanos y Bolívar, que utiliza los manuscritos del Libertador como guía.

Sobre la última tipografía diseñada César opina que "Bolívar es un intento por darles a las personas letras humanizadas que tengan personalidad y estilo propio, espero tenga una gran acogida dentro y fuera del país".

0 comentarios: