7:28 p. m.

Solicita Fernando Valdés trasladar su editorial al Reclusorio Norte

Jueves 29 de diciembre de 2005

El empresario está a la espera de que lo liberen por desvanecimiento de pruebas

Solicita Fernando Valdés trasladar su editorial al Reclusorio Norte

MONICA MATEOS-VEGA / La Jornada


El editor, semanas antes de su detención y encarcelamiento FOTO Gregorio Martínez Martínez

El editor Fernando Valdés, preso en el Reclusorio Norte desde hace cuatro meses acusado por Graciela Rincón de especulación comercial, planea ''meter'' a la cárcel a la editorial Plaza y Valdés (la cual dirige), en protesta por ''las irregularidades'' en su proceso penal.

Vía telefónica, Valdés informó que esta semana espera la respuesta del juez acerca de su petición de libertad por desvanecimiento de pruebas. El expediente con el cual realizó este procedimiento fue preparado por una perito en derechos de autor, quien se negó a preparar la documentación acusadora a petición del Ministerio Público por considerar que no existen elementos para mantener encarcelado a Valdés.

El editor agregó que se encuentra realizando los trámites necesarios para instalar la editorial Plaza y Valdés en el Reclusorio Norte, con la finalidad de enseñar a algunos internos el oficio de la encuadernación y comenzar a editar libros de su catálogo desde ese lugar.

''He platicado con el director del penal, Armando Méndez, quien está analizando mi petición. Solicité un espacio y el permiso para traer a algunos trabajadores, así como imprentas y computadoras. Ya veremos qué es lo que nos autorizan. Aquí hay un local de unos 300 metros cuadrados que podríamos utilizar para montar la editorial'', explicó.

En caso de quedar libre, el empresario librero señaló que continuará con este proyecto, pues se trata "de una protesta contra la situación bárbara de manipulación de las leyes.

''Me pregunto por qué el Ministerio Público se convirtió en particular y ha violentado el estado de derecho. Por qué aceptó que se violaran mis derechos personales e individuales. Por qué, a pesar de que la Procuraduría general de la República (PGR) estaba informada desde el 29 de marzo por dos peritos de que los libros Gader de Caligrafía no eran piratas ni apócrifos, señalaron lo contrario tres días después de mi detención."

Según el editor, Plaza y Valdés produjo, reprodujo, almacenó y distribuyó el cuaderno Gader de Caligrafía con base en un contrato que permitía la reproducción hasta de 100 mil ejemplares, de los que sólo se realizaron 15 mil, los cuales "debe y puede" vender mientras el público lo solicite, tal como lo estipula la Ley Federal del Derecho de Autor.

No obstante, Mireya Rincón, abogada y hermana de la autora del libro en cuestión, ha explicado que Fernando Valdés tenía autorización para vender los libros de su hermana hasta junio de 2004; "en el cateo se hallaron facturas con fechas posteriores, no sólo emitidas a particulares, sino a librerías. El Código Penal Federal señala que la venta de libros sin autorización del autor, con fines de especulación comercial, es un delito grave".

La parte acusadora exige saber cuántos libros Gader de caligrafía editó en realidad Valdés, cuántos vendió, y pide la entrega de las regalías correspondientes así como los originales de la obra, aún en manos de la editorial.

Mientras, Fernando Valdés dice que no se siente mártir de Rincón, sino de la PGR, instancia que lo detuvo "arbitrariamente y sin darme la oportunidad de defenderme".

La familia Rincón presentará en breve otra demanda civil contra el director de Plaza y Valdés por incumplimiento de contrato en perjuicio de su hermano Miguel, autor de los libros Gader de aritmética y geometría para kínder y preprimaria.

0 comentarios: