3:19 a. m.

Sobre el diseño (tipo)gráfico

1
Diseñar no es determinar sino proponer. No se diseñan comunicaciones visuales, se proponen enunciados gráficos.

2
El diseñador no es soberano del mensaje. No se puede pensar en mensajes como paquetes de información que viajan de un lugar a otro.

3
La respuesta del lector es imprevisible para el autor, más aun para el autor de un enunciado visual.

4
En ese espacio del no-saber, en la incerteza y en el corrimiento de sentido es donde reposa toda la esperanza de la continuidad del diseño (tipo) gráfico como oficio.

5
Comunicación no es sinónimo de transmisión de información. Si así fuera, el diseño gráfico resultaría prescindible.

6
El receptor, el oyente, el que escucha, el destinatario del mensaje, es el nombre de un personaje de ficción.

7
El diseño (tipo) gráfico se preocupa antes por el hacer-no-saber que por el hacer-saber. Trabaja sobre el deslizamiento de la metonimia y la potencia estratégica de la metáfora: nada más lejano a comulgar, a unir uno con otro.

8
Lo que se diseña no es la identificación sino la exclusión. Diseñar es diseñar exclusiones.

9
La preocupación por la higiene de los mensajes es equivalente a la preocupación por la higiene de las razas.

10
La promesa del diseño (tipo) gráfico es un lugar al que nunca se llega. Como en el escenario y en el taller del artista, se llega a la verdad por la mentira.

11
La distancia entre lo que el diseño (tipo) gráfico desea y lo que consigue es enorme. En este sentido, el diseño (tipo) gráfico como oficio es humildísimo.

Carlos Carpintero

0 comentarios: